Uganda: Dominic Ongwen condenado por la CPI por una amplia gama de delitos sexuales y de género

(La Haya – París – Kampala) — Hoy, tras un juicio que se ha extendido a lo largo de los últimos cuatro años, la Corte Penal Internacional (CPI) ha declarado al antiguo comandante del Ejército de Resistencia del Señor (LRA – Lord’s Resistance Army), Dominic Ongwen, culpable de los crímenes internacionales cometidos en el norte de Uganda desde julio de 2002. La FIDH y la FHRI acogen con satisfacción el veredicto, ya que aporta justicia a las víctimas de los atroces crímenes cometidos por el LRA, entre los que se incluyen una amplia gama de delitos sexuales y de género.

Para mas información sobre el caso de Dominic Ongwen, ver nuestro Q&A.

“La condena de Dominic Ongwen supone una etapa crucial hacia la rendición de cuentas de los autores de los crímenes cometidos por el LRA en Uganda, la primera situación que fue investigada por la CPI. Constituye un mensaje contundente para otros comandantes del LRA que siguen en activo y son responsables de crímenes atroces cometidos en la región, demonstrando que también ellos pueden tener que rendir cuentas por sus actos.”

Sheila Muwanga, vicepresidenta de la FIDH

La Sala de Primera Instancia de la CPI ha declarado a Dominic Ongwen culpable de 61 de los 70 cargos de crímenes de lesa humanidad y crímenes de guerra que se le imputaban inicialmente. Estos crímenes fueron cometidos entre el 1 de julio de 2002 y el 31 de diciembre de 2005 en el norte de Uganda, en cuatro campos de desplazados internos. Entre los cargos por los que ha sido condenado se encuentran los relacionados con la utilización y el reclutamiento de niños soldados, los ataques contra civiles, el asesinato, la tortura, el saqueo, la destrucción de bienes, la esclavitud y la persecución. Dominic Ongwen también ha sido condenado por todos los delitos sexuales y de género de los que se le acusaba: matrimonio forzado como otro acto inhumano, violación, esclavitud sexual y embarazo forzado, que por primera vez ha sido incluido en una sentencia de la CPI. La Sala, en su detallado resumen de la sentencia dictada esta mañana, ha nombrado a las víctimas de cada delito individualmente, lo que puede acogerse como un importante precedente.

“Junto con la condena de Bosco Ntaganda en 2019 por violación y esclavitud sexual como crímenes de lesa humanidad, la condena del Sr. Ongwen por violación, esclavitud sexual, matrimonio forzado y embarazo forzado como crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad constituye un gran avance en el reconocimiento de la gravedad de dichos crímenes y un importante resultado de la política de la Fiscalía de la CPI sobre los crímenes sexuales y de género.”

Delphine Carlens, jefa de la Oficina de justicia internacional de la FIDH

La decisión de la Sala de Primera Instancia sobre la sentencia estableciendo la pena se publicará posteriormente. Dicha sentencia es especialmente esperada dada la condición del sr. Ongwen de antiguo niño soldado. Esta cuestión ha estado en primer plano en el juicio y es fundamental en la estrategia de su equipo de defensa. De hecho, los niños soldados son ellos mismos víctimas, y el Estatuto de la CPI no establece la jurisdicción sobre los crímenes cometidos por una persona menor de 18 años. Aunque el Sr. Ongwen fue juzgado y condenado por la CPI por crímenes internacionales que cometió siendo adulto, se espera que su condición de niño soldado influya a la hora de establecer su condena.

Contexto

El Ejército de Resistencia del Señor (LRA) es un grupo rebelde armado, liderado por Joseph Kony, que apareció hacia 1987. Inicialmente combatió contra el gobierno ugandés en el norte del país, con incursiones en el sur de Sudán. Desde al menos julio de 2002 hasta diciembre de 2005 existió un conflicto armado de carácter no internacional entre el LRA y las fuerzas armadas del gobierno de Uganda en el norte. Las operaciones militares ugandesas obligaron al grupo a huir de Uganda en 2005 y 2006. Después, el LRA se convirtió gradualmente en una amenaza regional, operando en las remotas zonas fronterizas entre el sur de Sudán, la República Democrática del Congo (RDC) y la República Centroafricana (RCA).

El 8 de julio de 2005, la Sala de Cuestiones Preliminares II de la CPI dictó órdenes de detención contra Dominic Ongwen, junto con otros cuatro altos cargos del LRA -Joseph Kony, Vincent Otti, Raska Lukwiya y Okot Odhiambo- por la comisión de crímenes de lesa humanidad y crímenes de guerra.

El 6 de enero de 2015, Dominic Ongwen se entregó a los militares estadounidenses destacados en la República Centroafricana, luchando contra el LRA, y luego fue trasladado al centro de detención de la CPI en La Haya, donde llegó el 21 de enero de 2015.

El juicio del Sr. Ongwen comenzó el 6 de diciembre de 2016 y concluyó con las declaraciones finales el 12 de marzo de 2020. Más de 4.000 víctimas y 130 testigos participaron en el proceso.

Leer más
communique