Líderes mundiales asisten a la ceremonia en China, desconsiderando a las víctimas y la justicia internacional

La FIDH y su organización miembro en Sudán, el Centro Africano para Estudios de Justicia y Paz (ACJPS), denuncian enérgicamente que líderes mundiales que afirman defender la justicia internacional y la paz hayan decidido participar en una ceremonia en Beijing junto al presidente de Sudán, Omar al Bashir, sobre el que pesa una orden de detención de la Corte Penal Internacional (CPI) por varios cargos de genocidio, crímenes contra la humanidad y crímenes de guerra.

"La presencia de estos líderes en la ceremonia junto a Omar al Bashir es un insulto a las víctimas de atrocidades masivas en Sudán y a la justicia internacional en general" , declaró Karim Lahidji, presidente de la FIDH. "En lugar de asistir silenciosamente a la ceremonia al lado de aláBashir, estos líderes habrían debido exigirle que compareciera ante la Corte Penal Internacional para responder por las acusaciones de graves crímenes internacionales que pesan contra él."

En el desfile militar organizado hoy por las autoridades chinas para conmemorar el aniversario del final de la Segunda Guerra Mundial, jefes de Estado y representantes de las Naciones Unidas, incluidos Ban Ki Moon (secretario general de la ONU), Jacob Zuma (presidente de Sudáfrica) y Miloš Zerman (presidente de la República Checa) se sentaron junto a al Bashir. Otros destacados asistentes que debían haber rechazado la invitación son Nout Wellink, secretario de Estado de los Países Bajos, país que alberga la sede de la Corte Penal Internacional, y Laurent Fabius, ministro de Asuntos Exteriores de Francia, país que redactó el borrador de la resolución de las Naciones Unidas en la que se remitió a la CPI la situación en Darfur en 2005.

Como hemos señalado en nuestras recientes cartas abiertas a las autoridades chinas (en inglés), jefes de Estado (en inglés) y funcionarios del Gobierno y de las Naciones Unidas, los Estados partes en el Estatuto de Roma tienen la responsabilidad de "evitar cualquier contacto con personas objeto de una orden de detención dictada por la corte." [1]. Los funcionarios de las Naciones Unidas y, en particular, Ban Ki Moon, tienen la obligación de rechazar una invitación a "cualquier ceremonia o evento similar" al que asista una persona requerida por la corte [2]..

"Es una burla a la justicia que líderes mundiales, incluido el propio secretario general de la ONU, hayan decidido asistir a una ceremonia junto a al Bashir, pese a la clara recomendación de que no debían hacerlo, a la vez que se siguen cometiendo graves crímenes internacionales en Sudán" , declaró Katherine Perks, directora en funciones del ACJPS.

Además, al invitar a al Bashir al evento, China ha incumplido sus propias responsabilidades como miembro permanente del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, órgano responsable del mantenimiento de la paz y de la justicia internacionales que remitió a la CPI la situación en Darfur.

Nuestras organizaciones condenan que se haya invitado a al Bashir, en claro desafío a las órdenes de detención emitidas contra él, así como el hecho de que representantes de alto nivel de la ONU y de diversos Gobiernos hayan ignorado su obligación de no asistir a este tipo de eventos junto a un fugitivo de la CPI.

Leer más
communique