«Nos tememos lo peor»: Acabar con el ciclo de violencia e impunidad en Sudán del Sur para evitar el caos

08/12/2014
Informe
ar en es

París, Pretoria, 08 de diciembre 2014 - La población civil de Sudán del Sur ha estado pagando un precio muy alto desde el 15 de diciembre de 2013, cuando se inició el conflicto entre las fuerzas leales al presidente Salva Kiir y los que apoyan el ex vicepresidente Riek Machar.


En su informe de misión de Sudan del Sur (en inglés) la FIDH plantea serias preocupaciones sobre los riesgos de un mayor deterioro de los derechos humanos y la situación humanitaria en el país si no se toman medidas eficaces para acabar con el ciclo de violencia e impunidad que prevalece en la actualidad.

«Para evitar que el país vuelva a hundirse en el caos, deben aumentar los esfuerzos de mediación, se deben fijar sanciones efectivas contra aquellos que obstruyan el proceso de paz y se deben poner en práctica los mecanismos de la justicia» , declaró Karim Lahidji, presidente de la FIDH.

Casi un año después del estallido del conflicto, las partes aún no han llegado a ningún acuerdo político efectivo. Mientras tanto, los enfrentamientos armados esporádicos han continuado en el norte del país y varios testimonios han informado de una preocupante proliferación de grupos armados, del reabastecimiento continuo de armas y del reclutamiento de combatientes. En este contexto, las personas internamente desplazadas y los refugiados se encuentran en una situación de inseguridad, aumentan las preocupaciones por los crecientes obstáculos para los derechos y libertades fundamentales, y personas responsables de delitos graves siguen en libertad.

La Autoridad Intergubernamental sobre el Desarrollo de África Oriental, el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas y la Unión Africana deben establecer una prohibición efectiva de las armas y adoptar una postura más dura contra quienes obstaculicen el proceso de paz, mediante la imposición de sanciones específicas. Las tres instituciones deben rechazar con más fuerza cualquier acuerdo de paz que proporcione inmunidad y amnistías a los responsables de delitos graves, lo que supondría una violación del derecho internacional. Para garantizar la eficacia de estas sanciones, estas instituciones deben garantizar también que vayan acompañadas de mecanismos de justicia.

Una cultura de la impunidad y falta de responsabilidad por las acciones realizadas impregna el clima actual en Sudán del Sur. «La práctica de reconciliación y falta de responsabilidad ha reforzado la idea de que, a la larga, puede ser rentable ser un señor de la guerra. Esta vez debemos alejarnos de la práctica de los acuerdos de paz que se adaptan al protagonista y dejan de lado su responsabilidad por crímenes graves» , declaró Arnold Tsunga, abogado que lideró la misión de la FIDH en Sudán del Sur.

La FIDH considera que cualquier acuerdo de paz debe incluir una propuesta para un sistema judicial especial, que se creará dentro de la judicatura de Sudán del Sur y que contará tanto con jueces de Sudán del Sur como con jueces extranjeros formados especialmente para juzgar a los autores de crímenes internacionales. La FIDH exhorta al establecimiento de una Comisión de la Verdad y la Reconciliación para garantizar que se revele la verdad o que se produzca un proceso de memorización que asegure que la verdad acerca de los incidentes acaecidos después de diciembre de 2013 quede registrada. Estos mecanismos de justicia deben garantizar aún más la participación efectiva de las víctimas y los testigos en los procedimientos, así como su protección.

Descarga el Informe «Nos tememos lo peor»: Acabar con el ciclo de violencia e impunidad en Sudán del Sur para evitar el caos (en iglés)

Leer más
rapport