RDC: Casi veinte años después de los crímenes, la CPI ordena medidas de reparación para las víctimas de Bosco Ntaganda

El 8 de marzo de 2021, La Corte Penal Internacional (CPI) ordenadó las medidas de reparación en el caso contra Bosco Ntaganda. La FIDH y sus organizaciones miembros en la República Democrática del Congo (RDC) acogen con satisfacción esta decisión, que recoge las reivindicaciones de las víctimas, y solicitan el apoyo de los Estados para la aplicación rápida y eficaz de las medidas de reparación concedidas.

Las medidas de reparación ordenadas por la Sala de Primera Instancia IV de la CPI han tomado la forma de reparaciones colectivas con un componente individual, con el objetivo de asegurar un enfoque holístico debido al gran número de víctimas en el caso y la pluralidad de crímenes sufridos, así como el daño a largo plazo causado por los mismos. Las víctimas directas e indirectas que pueden acogerse a estas medidas de reparación son las víctimas de los hechos por los que Ntaganda fue condenado, e incluyen las víctimas de crímenes contra niños soldados, las víctimas de violaciones y esclavitud sexual y los niños nacidos de violaciones o esclavitud sexual.

"Acogemos con satisfacción esta decisión de la CPI, que contempla las demandas de las víctimas y que, por primera vez, presenta una visión inclusiva de la naturaleza multifacética de las violaciones cometidas contra las víctimas. Sin embargo, la cooperación de los Estados y la coordinación con el gobierno congoleño son imprescindibles para garantizar una aplicación efectiva y un impacto real de las medidas de reparación."

Paul Nsapu, presidente de la Liga de Electores

Los jueces estimaron el importe de las reparaciones en 30 millones de dólares, la cantidad más alta jamás concedida por la CPI, al tiempo que declararon indigente al Sr. Ntaganda. Por ello, han solicitado al Fondo Fiduciario en beneficio de las Víctimas, que cuenta con un presupuesto anual de 4 millones de euros, que garantice la recaudación de los fondos necesarios y su priorización en función de los recursos disponibles. El Fondo deberá presentar un proyecto de plan de ejecución de las medidas de reparación antes del 8 de septiembre de 2021, y un plan de contingencia para las víctimas consideradas prioritarias antes del 8 de junio de 2021.

Nuestras organizaciones hacen un llamamiento a los Estados y a los donantes privados para que apoyen al Fondo Fiduciario en beneficio de las Víctimas para que pueda cumplir su cometido y hacer efectiva la reparación a las miles de víctimas de los crímenes cometidos por Bosco Ntaganda en Ituri.

En julio de 2019, Bosco Ntaganda, jefe adjunto del Estado mayor y comandante de las operaciones militares de las Fuerzas Patrióticas para la Liberación del Congo (FPLC), fue declarado culpable de crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad, incluidos los delitos de violación y esclavitud sexual, cometidos durante el conflicto de 2002-2003 en Ituri, al noreste de la RDC. El caso Ntaganda se encuentra actualmente en fase de apelación. La sentencia está prevista para el 30 de marzo. Sin embargo, la Sala de Primera Instancia IV ha adoptado la decisión sobre las reparaciones antes de la publicación de la sentencia firme en apelación, argumentando que los crímenes cometidos por el Sr. Ntaganda tuvieron lugar hace casi veinte años, y teniendo en cuenta el derecho de las víctimas a una pronta reparación y la necesidad para algunas de ellas de recibir asistencia urgente. Además, dos de los tres magistrados que componen esta Sala concluirán su mandato en marzo de 2021.

"Con esta tercera orden sobre reparaciones emitida por la CPI en la situación de la RDC, es aún más urgente que el gobierno congoleño ponga en marcha una política integral de reparaciones para las víctimas del conflicto en Ituri. Todos estos años sin reparaciones efectivas no hacen más que aumentar la injusticia y las situaciones de extrema emergencia para un gran número de víctimas."

Jean-Claude Katende, presidente de la ASADHO.

En cuanto a la situación en la RDC, además del caso Ntaganda, la CPI juzgó y condenó a Thomas Lubanga (en 2012, sentencia firme en apelación en 2014) y a Germain Katanga (en 2014) por crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad cometidos en el periodo 2002-2003. En estos casos, la Corte ordenó reparaciones colectivas simbólicas y de servicio a la comunidad (caso Lubanga) y reparaciones individuales, así como reparaciones de asistencia en forma de apoyo psicológico, educación, vivienda y actividades económicas (caso Katanga). Sin embargo, mientras que el Sr. Lubanga y el Sr. Katanga ya han terminado de cumplir sus condenas, muchas víctimas todavía siguen esperando la ejecución de estas medidas de reparación.

Leer más