Un antiguo miembro de las milicias seleka ante la CPI: hacia un reequilibrio de los juicios por crímenes cometidos en la República Centroafricana

Enlaces en francés

Bangui, París, La Haya – Mientras la población de la República Centroafricana se enfrenta un recrudecimiento de la violencia, la FIDH, la LCDH y el OCDH acogen con satisfacción la detención de Mahamat Said Abdel Kain ("el Sr. Said") por las autoridades sudafricanas y su traslado a la Corte Penal Internacional (CPI) el pasado 24 de enero de 2021. "El Sr. Said" es el primer antiguo miembro de las milicias seleka que rinde cuentas ante el tribunal de La Haya, lo que supone un importante primer paso hacia el reconocimiento de la responsabilidad de todas las partes implicadas en los crímenes cometidos en la República Centroafricana en 2003 y 2014. Nuestras organizaciones, que han documentado los crímenes cometidos en esa época, piden que se intensifiquen los esfuerzos, tanto a escala nacional como internacional, para hacer justicia a los cientos de víctimas centroafricanas que todavía se enfrentan a la impunidad de los máximos responsables de estos crímenes internacionales y a la creciente inseguridad.

El inicio del juicio contra los antibalaka Alfred Yetakom y Patrice-Édouard Ngaïsonna ante la CPI está previsto para el próximo 9 de febrero de 2021, mientras que el Sr. Said, antiguo miembro influyente de los grupos de las milicias seleka, es el tercer sospechoso de la República Centroafricana que ha sido trasladado a la CPI por crímenes internacionales cometidos en el país en el marco del conflicto de 2013- 2014. El 7 de enero de 2019 la CPI había emitido una orden de detención contra el Sr. Said (FR), sospechoso de haber cometido en 2013, en Bangui, crímenes de guerra (FR) (tortura y trato cruel) y crímenes contra la humanidad (encarcelamiento u otra forma de privación grave de la libertad física, tortura, persecución, desaparición forzada y otros actos inhumanos).

"Con la imputación del Sr. Said, antiguo seleka, la CPI demuestra que tiene el compromiso de juzgar a todas las partes culpables de masacres y graves abusos cometidos durante el conflicto de 2013-2014 en la República Centroafricana. En un momento en que las milicias, algunas ya activas en aquel momento, continúan sembrando el terror, y la violencia se reanuda en el país, esperamos que se escuche este mensaje de lucha contra la impunidad y tenga un efecto preventivo."

Albert Panda, presidente del OCDH

Se ha criticado en diversas ocasiones a la Fiscalía, al igual que en otras situaciones como la de Costa de Marfil, por someter a juicio únicamente a miembros de una de las partes del conflicto que asoló la República Centroafricana en 2013-2014, a pesar de que ha afirmado reiteradamente que continuará investigando hasta que "los responsables de estos crímenes sean llevados ante la justicia, independientemente del bando al que hayan pertenecido durante el conflicto". Esta situación ha provocado muchas frustraciones y ha dado la imagen de un sistema con dos velocidades, e incluso parcial . Nuestras organizaciones ya habían pedido a la corte que garantizara el procesamiento de los miembros de ambos bandos. Con la imputación del Sr. Said, la CPI está enviando un mensaje claro a todos los responsables de crímenes bajo su competencia: ninguna parte gozará de impunidad.

El Sr. Said ha ocupado numerosos puestos de responsabilidad, en particular en el seno de la Convención de Patriotas por la Justicia y la Paz (CPJP), de la Oficina Central de Represión del Bandidismo (OCRB), o incluso del Frente Popular para el Renacimiento de la República Centroafricana (FPRC). Durante una entrevista con la FIDH en 2013, el Sr. Said, entonces comandante de la OCRB, explicó a los investigadores que se había unido a las filas de lo que luego se convertiría en la milicia seleka en venganza por la muerte de un miembro de su familia. Al año siguiente, las personas que representaban a la FIDH tomaron el testimonio de una víctima que declaró haber sido torturada por los hombres del comandante Said.

"La detención y el traslado del Sr. Said es un primer paso para establecer la responsabilidad de la antigua milicia seleka en los crímenes que se han producido en nuestro país. El esfuerzo de la justicia debe continuar para que rindan cuentas quienes ordenaron los crímenes internacionales y son sus responsables."

Joseph Bindoumi, presidente de la LCDH

Nuestras organizaciones reafirman la necesidad de reforzar las investigaciones sobre todos los crímenes cometidos en territorio centroafricano, tanto por las antiguas milicias seleka como por las antibalaka, en el marco nacional y en el internacional. En la República Centroafricana, que actualmente cuenta con un tribunal especializado y cuyos tribunales ordinarios han estado particularmente activos a lo largo de los últimos años, es fundamental que se establezca un sistema sólido y positivo de complementariedad para garantizar que se lleva a juicio al mayor número posible de responsables de crímenes de carácter nacional o internacional, algunos de los cuales continúan ejerciendo hasta la fecha, y se hace justicia a los cientos de víctimas que esperan.

Contexto
El Sr. Said, actualmente detenido en La Haya, deberá comparecer ante el juez único Rosario Salvatore Aitala en una audiencia de comparecencia inicial prevista para el 28 de enero de 2021. Podrá solicitar su puesta en libertad provisional en espera de juicio. La Fiscalía deberá velar porque se reúnan las pruebas suficientes para confirmar las acusaciones en su contra en la audiencia de confirmación de los cargos, el siguiente paso tras la comparecencia inicial, que es fundamental para que el caso continúe y llegue a juicio.

La CPI se ha ocupado de dos situaciones relacionados con la República Centroafricana, que ratificó el Estatuto de Roma el 3 de octubre de 2001. En ambos casos, fue el propio gobierno centroafricano quien remitió la situación a la corte.

El primer caso se remitió en diciembre 2004, en relación con los crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad perpetrados desde el 1 de julio de 2002 en todo el territorio de la República Centroafricana en el contexto del conflicto. La investigación sobre esta situación, denominada "RCA I" se inició en mayo 2007 y condujo a la detención y el juicio de Jean Pierre Bemba Gombo por los crímenes de guerra de asesinato, violacióny saqueo y por los crímenes contra la humanidad de asesinato y violación. Tras ser condenado en primera instancia, en apelación fue absuelto de todos los cargos en 2018.

En el segundo caso se remitió en mayo 2014 en relación con los crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad presuntamente cometidos a partir de 2012, en particular por los grupos seleka y antibalaka, en el contexto del recrudecimiento de la violencia en el territorio. La investigación se abrió en septiembre de 2014 y el caso de Mahamat Said Abdel Kain se enmarca en esta situación.

Leer más
communique