La CPI ordena reparaciones por la destrucción del patrimonio cultural: una medida insuficiente para perseguir los crímenes cometidos en Tombuctú

17/08/2017
Comunicado
en es fa

Bamako - La Haya, 17 de agosto de 2017 - La FIDH y la AMDH, su organización miembro en Malí, acogen con satisfacción la orden dictada hoy por la Corte Penal Internacional (CPI) de conceder reparaciones a las víctimas del caso contra Ahmad Al Mahdi Al Faqi.

El 27 de septiembre de 2016, Al Mahdi fue condenado a nueve años de prisión por el crimen de guerra de destrucción de sitios culturales cometido en Tombuctú en 2012. Sin embargo, esta decisión no debería poner fin a la investigación abierta contra Al Mahdi y sus cómplices, ya que su grupo también es presuntamente responsable de crímenes de lesa humanidad cometidos durante la ocupación de Tombuctú en 2012/2013.
La orden dictada hoy por la Sala de Primera Instancia VIII de la Corte Penal Internacional reconoce por primera vez el derecho a reparación de las víctimas de la destrucción de patrimonio cultural.

"Esta orden de reparación es histórica. La singularidad del crimen de guerra de destrucción de patrimonio cultural implica que los crímenes no solo afectan a la comunidad local de Tombuctú, sino al país y, en un sentido más amplio, a toda la comunidad. Aunque esto no debe hacernos olvidar los demás crímenes que se cometieron en la ciudad en su momento, que también deberán ser juzgados."

Drissa Traoré, vicepresidente de la FIDH

La CPI ha ordenado reparaciones individuales -para los guardas de seguridad de los mausoleos destruidos-, así como reparaciones colectivas y simbólicas para la población de Tombuctú y, por primera vez, para el Estado de Malí y la comunidad internacional. La FIDH apoyará los trabajos del Fondo Fiduciario para las Víctimas de elaboración de un plan de acción para las reparaciones antes del 16 de febrero de 2018.

La FIDH y la AMDH han supervisado de cerca el caso contra de Al Mahdi desde sus inicios. En marzo del 2015 nuestras organizaciones presentaron una denuncia en nombre de 33 víctimas de crímenes cometidos en Tombuctú ante el Tribunal Superior de la Comuna 3 de Bamako. En esta denuncia se acusa a Al Mahdi y a otras 14 personas de haber cometido crímenes de guerra así como crímenes de lesa humanidad, entre otros, delitos sexuales y por motivos de género. Los crímenes que se denuncian incluyen tortura, detenciones arbitrarias, violación, matrimonio forzado, esclavitud sexual y otros tipos de violencia sexual.

"El juicio de Al-Mahdi ante la CPI se limitó a abordar la destrucción del patrimonio cultural de Tombuctú, sin exigirle que rindiese cuentas por los otros crímenes contra la humanidad que, sin embargo, tanto él como sus hombres, cometieron"

señaló Moctar Mariko, presidente de la AMDH

El carácter sumamente limitado de estas acusaciones es similar al de las del juicio que iniciará el 18 de agosto ante el Tribunal Penal (Cour d’assises) de Bamako contra el antiguo jefe de la policía islámica de Gao, Aliou Mahamane Toure. La Fiscalía rechazó las acusaciones de crímenes de guerra, y decidió calificarlas como "agresiones graves".

Por lo tanto, seguimos insistiendo para que la Fiscalía de la CPI continúe examinando las acusaciones verosímiles sobre la responsabilidad penal de Al Mahdi y otras personas, por otros crímenes internacionales cometidos en Tombuctú.

En términos más generales, esperamos que la anunciada visita al terreno que realizará la Fiscalía a Malí en septiembre sea una oportunidad para investigar más exhaustivamente los crímenes cometidos en el norte de Malí durante la ocupación yihadista en 2012/2013.

Leer más
communique