La FIDH manifiesta su preocupación a la Comisión Africana en materia de derechos humanos

(París, Nairobi) 29 de abril de 2021 — Mientras la Comisión Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos (CADHP) continúa su trabajo en el marco del 68.º período ordinario de sesiones celebrado a puerta cerrada, la FIDH reitera su llamamiento para que la CADHP adopte una postura de firme condena ante las situaciones de conflicto y de crisis que aún persisten en el continente, refuerce el papel de los derechos humanos y de la rendición de cuentas en los casos de crímenes graves en los procesos de prevención y resolución de conflictos, y continúe desempeñando un papel activo a la hora de abordar el impacto negativo de la pandemia de COVID-19 sobre los derechos humanos en el continente.

"Aunque apreciamos la constante atención que la Comisión presta a la situación de los derechos humanos en África durante este periodo excepcional, les instamos a aprovechar este momento para promover firmemente la transformación de los Estados y las economías africanas hacia la equidad social, los servicios básicos para la población y el desarrollo sostenible, así como para tomar medidas concretas al respecto. En este sentido, la Comisión Africana debe desempeñar un papel clave en la protección efectiva de los derechos humanos de la población africana, reforzando la labor que desempeña de control de la conducta de los Estados y continuando con la publicación de directrices para una mejor aplicación de la Carta Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos y de otros instrumentos regionales e internacionales".

Alice Mogwe, presidenta de la FIDH.

La FIDH participó en el 68.º período ordinario de sesiones de la Comisión —el tercero consecutivo que se celebra de forma virtual— para plantear diversas preocupaciones importantes en materia de derechos humanos en el continente. La FIDH presentó a la Comisión —el principal mecanismo africano de promoción y protección de los derechos humanos— una serie de declaraciones orales sobre la situación de los derechos de las mujeres, la justicia de transición y los derechos humanos en situaciones de conflicto, entre otras cuestiones.

En relación con el impacto de la pandemia de COVID-19 en los derechos humanos en África, la FIDH expresó su apoyo, en una declaración oral realizada el 17 de abril de 2020, a que se realice una excepción en la aplicación de los derechos de propiedad intelectual sobre las vacunas de COVID-19 con objeto de velar que los Estados cumplen con su obligación de adoptar todas las medidas necesarias para garantizar el derecho a la salud en esta situación de pandemia. La FIDH realizó asimismo un llamado a los Estados africanos para que fortalezcan las capacidades de su sector de la salud y vuelvan a comprometerse a cumplir la promesa de la Declaración de Abuja de asignar al menos el 15% de sus presupuestos anuales a la mejora de este sector. Les instó también a dar prioridad al establecimiento de una red de seguridad social para proteger a los grupos vulnerables con objeto de mitigar la pérdida de sus medios de vida y garantizar el acceso a las necesidades básicas.

En cuanto a las elecciones celebradas durante la pandemia de COVID-19, la FIDH llamó la atención sobre la situación en Uganda, la República del Congo, Yibuti y Chad. La FIDH destacó el acoso y la persecución indebidos que han sufrido los miembros de la oposición política, las personas defensoras de los derechos humanos y los/as periodistas en este contexto y condenó asimismo los casos en los que se ha producido un uso excesivo de la fuerza por parte de los cuerpos del orden, así como las detenciones arbitrarias, los asesinatos de civiles y las restricciones al uso de Internet. La FIDH abogó enérgicamente por que la Comisión promueva un diálogo continental sobre la situación de los procesos electorales en África, que sirva para fomentar reformas electorales a fin de aumentar la independencia de las Comisiones Electorales, la prohibición del uso indebido de recursos estatales en las campañas electorales y la disponibilidad de recursos judiciales en caso de que surjan conflictos en este ámbito.

En lo que respecta a la paz y la seguridad, la FIDH tomó nota de la posibilidad de que la Comisión, así como la Comisión de Derechos Humanos de Etiopía y la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH), llevaran a cabo investigaciones en Etiopía. A este respecto, la FIDH insistió en que toda investigación debe formar parte de un proceso creíble de rendición de cuentas basado en la plena cooperación de las autoridades estatales y los responsables de los grupos armados no estatales. La FIDH reiteró asimismo su anterior llamado para la celebración de un diálogo nacional inclusivo a fin de salir de la actual crisis y establecer una hoja de ruta global que permita abordar las reivindicaciones de fondo y crear las condiciones para la paz, la seguridad y la transformación democrática y socioeconómica.

La FIDH destacó que, en la región del Sahel, la compleja red de fuerzas de seguridad internacionales y nacionales y de grupos terroristas armados que están presentes allí, ha contribuido a las violaciones de los derechos humanos en diversa medida, lo que incluye la matanza de civiles, como se documenta en el informe del 30 de marzo de 2021 de la Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en Malí (MINUSMA). La FIDH instó a las partes responsables de estos conflictos no solo a garantizar la rendición de cuentas por estas muertes, sino también a abandonar un enfoque puramente centrado en la seguridad y, en cambio, equilibrarlo prestando atención a las necesidades básicas igualmente importantes de la población local, como el restablecimiento de los servicios sanitarios, sociales y educativos.

El tema de la Unión Africana para 2021 es "Arte, cultura y patrimonio: palancas para construir el África que queremos’’, por lo que resulta aún más urgente revitalizar el espíritu del panafricanismo y afianzar la cultura de la paz y la tolerancia, tal y como se contempla en la cuarta aspiración de la Agenda 2063, la de un África pacífica y segura", afirmó Mabassa Fall, representante de la FIDH ante la Unión Africana. "La Comisión Africana debería desempeñar plenamente su papel en la respuesta coordinada de la Unión Africana para reducir la impunidad y garantizar una protección eficaz y continuada de la población civil africana, al tiempo que respalda las iniciativas de las sociedades civiles africanas sobre estas cuestiones", añadió.

La FIDH agradece el reconocimiento expresado por el Comisario Solomon Dersso en su calidad de presidente de la Comisión, quien mencionó que se había prestado especial atención a nuestras recomendaciones con respecto a la mejora del acceso a las vacunas de COVID-19 mediante la anulación de las patentes, el abordaje de las violaciones de los derechos humanos en el contexto de los procesos electorales y la debida consideración de la dimensión de la justicia a la hora de abordar las situaciones de conflicto en el continente.

La FIDH también se comprometió a transmitir su próximo informe conjunto, preparado con su organización miembro, la Comisión de Derechos Humanos de Kenya, sobre la violencia sexual cometida durante las elecciones de 2017 en el país. El informe fue solicitado por la Comisaria María Teresa Manuela, en su calidad de Relatora Especial sobre los Derechos de las Mujeres en África.

La FIDH participó asimismo en el Foro de ONG que se celebró inmediatamente antes de la sesión ordinaria de la Comisión y vio cómo el foro adoptaba algunas de sus recomendaciones, entre ellas, la relativa a la respuesta de los Estados ante la COVID-19, las elecciones en África y el papel de la juventud en la aplicación de la Agenda 2063 de la Unión Africana. A través de la Coalición Mundial sobre la Pena de Muerte, la FIDH también apoyó la resolución sobre la pena de muerte adoptada por el Foro. La Comisión está celebrando actualmente su sesión a puerta cerrada, que se prolongará hasta el 3 de mayo de 2021. La FIDH continuará supervisando cuestiones clave de interés, como la accesibilidad de los programas de asistencia de la COVID-19 a las personas con discapacidad, la reducción del espacio cívico y el recorte de los derechos de las personas votantes, el estado de las negociaciones de paz en la región del Sahel y el cumplimiento de sus obligaciones en materia de derechos humanos, así como la respuesta de los Estados a las protestas públicas relacionadas con el deterioro de las condiciones de vida y la reducción del espacio democrático.

El apartado público en el que pueden participar las Organizaciones No Gubernamentales se desarrolló del 14 al 24 de abril de 2021, tras lo cual los/as comisarios/as se retiraron para llevar a cabo su sesión privada y volverán a celebrar una reunión pública el 4 de mayo de 2021 en la clausura oficial del período de sesiones.

Leer más
communique