Gabón: Garantizar la transparencia para que el país salga del estancamiento político y para preservar la paz

05/09/2016
Comunicado
en es fr

París – Duala, 5 de septiembre de 2016. La FIDH, la REDHAC y las organizaciones miembros de la coalición #MiVotoDebeContar condenan la actual violencia poselectoral tras el anuncio de la victoria de Ali Bongo Ondimba en los comicios presidenciales. Esta violencia habría causado la muerte de al menos siete personas, así como numerosos heridos. Entre 800 y 1100 personas han sido arrestadas por las fuerzas del orden y estarían todavía detenidas. Con objeto de preservar la paz y sacar al país del actual estancamiento político, nuestras organizaciones instan a todas las partes interesadas en Gabón a que den muestra de responsabilidad y contención. Piden la publicación de los resultados electorales de cada colegio electoral y, cuando proceda, el recuento de votos o cualquier otra medida para salvaguardar la paz. Exhortan a la comunidad internacional y, especialmente a la Unión Africana y a la Comunidad Económica y Monetaria de África Central (CEMAC), a que acompañen desde este momento el proceso de resolución del contencioso electoral para velar por el respeto de la libre elección de la ciudadanía.

Tras el anuncio, realizado el 31 de agosto de 2016 por parte de la comisión electoral (Cenap), de la reelección del presidente saliente, Ali Bongocon con el 49,80% de los sufragios, por delante de su principal oponente, Jean Ping, que habría obtenido el 48,23%, la violencia estalló en diversas partes de la capital, Livreville, así como en otras localidades del país, entre otras, en Port Gentil, Lambaréné, Oyem y Bitam.

"Los actores políticos gaboneses deben hacer un llamamiento a la calma y garantizar la transparencia de los resultados de las elecciones presidenciales. La expresión del sufragio de la ciudadanía gabonesa debe ser respetada y la comunidad internacional debe contribuir a ello. No podemos seguir aceptando una democracia a interés variable en África ni en el resto del mundo,"

ha declarado Dimitris Christopoulos, el recientemente elegido presidente de la FIDH.

El 31 de agosto, a mitad de la tarde, algunos cientos de personas intentaron manifestarse para protestar por los resultados proclamados por la Cenap. Paralelamente, elementos no identificados improvisaron barricadas en algunos barrios de la capital, se produjeron escenas de pillaje e incluso el incendio de diversos edificios, entre otros, el de la Asamblea General. Se desplegó entonces en la capital un importante dispositivo formado por la guardia republicana, el ejército, la gendarmería y la policía antidisturbios, que dispersaron a los manifestantes mediante gases lacrimógenos, bombas sónicas y cañones de agua caliente. Se produjo asimismo fuego con munición real. En la noche del 31 de agosto, el cuartel general de campaña del Sr. Ping, que reivindicaba la victoria desde hacía varios días, fue asaltado violentamente por la guardia republicana. 26 mandos del partido opositor fueron retenidos en las instalaciones de su cuartel general durante casi 36 horas antes de ser puestos en libertad. En total, al cabo de cinco días de violencia y represión, hay numerosos heridos, así como al menos siete personas muertas y, según el ministro del Interior, entre 800 y 1100 personas arrestadas o detenidas por las fuerzas del orden. El 3 de septiembre, el presidente del Colegio de Abogados de Gabón, Jean-Pierre Akumbu M’Oluna, afirmó que tan solo en la ciudad de Libreville, 800 personas habrían sido arrestadas en tres días y que permanecían detenidas "en condiciones degradantes e insoportables". Además, tras las informaciones recogidas por nuestras organizaciones, varias defensoras y defensores de los derechos humanos temen ser objeto de represalias por haber expresado su opinión en favor de la alternancia diplomática.

"Los actores políticos gaboneses deben tomar conciencia de la dimensión del desafío actual e instar a sus respectivos seguidores a actuar con contención. Las autoridades deben, por su parte, poner en libertad a las personas detenidas arbitrariamente, aclarar las alegaciones de uso desproporcionado de la fuerza por parte de las fuerzas del orden y velar por la protección de las defensoras y defensores de los derechos humanos. Deben, además, garantizar la independencia y la imparcialidad de los órganos encargados de la resolución de los contenciosos electorales,"

ha declarado Maximilienne C. Ngo Mbe, directora ejecutiva de la REDHAC.

La impugnación de los resultados por parte de la oposición se refiere, en especial, a la diferencia marginal entre los resultados de Ali Bongo y Jean Ping, que representa 5594 votos de un total de 627 805 inscritos. Se critican especialmente los resultados del Haut-Ogooué, provincia del sudeste del país y feudo de la familia Bongo, donde la tasa de participación habría alcanzado el 99,93%, frente al 59,4% a nivel nacional, y donde los resultados oficiales arrojan un 95,45% de los votos en favor de Ali Bongo. Los seguidores de Jean Ping han impugnado inmediatamente estas cifras, han denunciado el fraude y han declarado la victoria de su candidato. En un discurso pronunciado el 2 de septiembre, Jean Ping se proclamó presidente de Gabón y exigió el recuento de los votos en todos los colegios electorales, colegio por colegio.

"Debe respetarse el derecho de la población a elegir libremente a sus dirigentes. La falta de transparencia y el fraude electoral con objeto de mantenerse en el poder son vectores de violencia política en África. La comunidad internacional debe garantizar que el presidente que se reconozca sea el que haya sido votado por la ciudadanía de Gabón, lo que permitirá que el país no caiga en un caos político y de seguridad,"

ha declarado Drissa Traore, vicepresidente de la FIDH.

Nuestras organizaciones hacen un llamamiento a la comunidad internacional y, en particular a la Unión Africana y la CEMAC, para que organicen con urgencia una cumbre extraordinaria sobre la situación de Gabón, con la participación de colaboradores como los Estados Unidos, la Unión Europea y Francia, que ya se han pronunciado en favor de medidas de apaciguamiento y de transparencia con el fin de contribuir a la resolución del contencioso electoral y, sobre todo, a obtener de las autoridades gabonesas la publicación de los resultados del cada colegio electoral y, cuando proceda, el recuento de los votos en presencia de representantes internacionales. Los colaboradores internacionales de Gabon deben, además, exigir al Estado gabonés que respete sus obligaciones internacionales en materia de promoción de la gobernanza y de los derechos humanos garantizados, entre otros, por el Acta de Constitución de la UA, la Carta Africana sobre los Derechos Humanos y de los Pueblos, así como por la Carta Africana de la Democracia, las Elecciones y la Gobernanza (CADEG), que destaca la importancia de consolidar en el continente una cultura de alternancia política fundada en la celebración periódica de elecciones transparentes, libres y justas, llevadas a cabo por organismos electorales nacionales, independientes, competentes e imparciales.

Contexto


El contexto preelectoral de Gabón se ha caracterizado por el deterioro de la situación política y de seguridad, por tensiones políticas vinculadas a los numerosos recursos presentados por la oposición contra la validez de la candidatura de Ali Bongo, que fueron rechazados por el Tribunal Constitucional el 25 de julio último. Alegaciones de fraudes y de corrupción ensombrecieron la preparación del censo electoral para los comicios del 27 de agosto de 2016. Además, las fuerzas del orden reprimieron violentamente la manifestación pacífica organizada por la oposición el 23 de julio de 2016, durante la que resultaron heridos decenas de manifestantes, incluso por arma de fuego, y otros tantos fueron detenidos. La recrudescencia de la violencia desde el anuncio de los resultados hace temer desórdenes generalizados en el país.

Gabón no ha conocido más que tres presidentes desde el fin de la colonización francesa, el 17 de agosto de 1960, uno de los cuales es Omar Bongo Ondimba, en el poder entre 1967 y 2009, es decir, un reinado. En 2009, su hijo, Ali Bongo Ondimba fue elegido presidente tras unos comicios marcados por numerosas irregularidades, que dieron paso a varios días de violencia en los que murieron tres personas y hubo varias decenas de heridos. Si Ali Bongo continúa siendo presidente tras estas elecciones, la familia Bongo habrá ocupado el poder en Gabón un total de 56 años, cuando en 2023 se cumpla el periodo presidencial.

|

« #MiVotoDebeContar »

Entre 2015 y 2018 se llevarán a cabo en 32 países africanos, 61 elecciones, 30 de las cuales serán presidenciales. Para evitar manipulaciones, fraudes y violencia debido a elecciones truncadas, la FIDH reúne, en el seno de la coalición #MiVotoDebeContar, a un centenar de organizaciones de la sociedad civil africana e internacional así como a movimientos ciudadanos. Juntos, exigimos a los gobernantes que respeten el legítimo derecho de los pueblos a elegir libremente a sus representantes en procesos electorales libres, transparentes y en calma.

Con este propósito, el pasado 18 y 19 de julio de 2016, se reunieron treinta organizaciones de la sociedad civil y movimientos ciudadanos en Dakar para debatir sobre los procesos electorales en África, por invitación de la FIDH y de la conferencia de las OING de la OIF, y aprobaron una hoja de ruta por el cambio a través de las elecciones (FR) a la vez que reafirmaron su implicación en la campaña #MiVotoDebeContar como marco de movilización internacional.|

Leer más
communique