Chad: Actuar por una transformación democrática que responda a las aspiraciones del pueblo

23/04/2021
Comunicado
en es fr

(Yamena, París) 23 de abril de 2021 – Con motivo del funeral del presidente Idriss Déby Itno, celebrado hoy en Yamena, la Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH), la Liga Chadiana de Derechos Humanos (LTDH) y la Liga Francesa de Derechos Humanos (LDH) hacen un llamado para que se restablezca el orden constitucional y se instaure un poder civil y democrático lo antes posible. Nuestras organizaciones instan a los socios privilegiados del Chad, en particular a la Unión Africana, la CEMAC, la Unión Europea y Francia, a que desempeñen plenamente su papel para que este cambio de poder constituya un verdadero punto de inflexión hacia el restablecimiento y la protección efectiva de los derechos y las libertades del pueblo chadiano.

El 20 de abril de 2021, el Consejo Militar de Transición (CMT) de emergencia tomó el poder tras la repentina muerte del presidente Idriss Déby Itno. El día anterior, la Comisión Electoral Nacional Independiente había anunciado la reelección de Idriss Déby Itno para un sexto mandato como presidente de Chad, con el respaldo de casi el 80% de los votos. Poco después de su creación, el CMT, presidido por Mahamat Idriss Déby Itno, hijo de Idriss Déby Itno, declaró su intención de suspender la Constitución, disolver el Gobierno y la Asamblea Nacional y proceder al cierre temporal de las fronteras y a la instauración de un toque de queda en todo el país.

El 21 de abril de 2021, el CMT aprobó una carta de transición, de forma unilateral y sin consultar a los actores políticos y a la sociedad civil. Esta carta ratifica la creación de tres organismos de transición para los siguientes 18 meses, la derogación de la ley fundamental en vigor, establece la adopción de una nueva constitución por referéndum y promete la celebración de elecciones libres y transparentes al final de este periodo transitorio de 18 meses, que podrá renovarse una vez. Concretamente, esta carta otorga importantes poderes a Mahamat Idriss Déby Itno, a quien se confían las funciones de "presidente de la república, jefe del estado y comandante supremo de las fuerzas armadas".

Ante estos acontecimientos, nuestras organizaciones manifiestan su profunda preocupación por lo que parece ser una maniobra para organizar la sucesión con objeto de continuar ocupando el poder.

"Desde hace tres días, se está produciendo un golpe de Estado que está desmantelando el sistema institucional y legislativo chadiano. La creación de un comité de transición compuesto exclusivamente por militares, así como las primeras decisiones, impuestas sin llevar a cabo un diálogo político inclusivo no son señales tranquilizadoras. A lo largo de los 30 años del régimen de Idriss Déby Itno, miles de chadianos y chadianas se han movilizado sin cesar para exigir democracia, justicia y respeto de sus derechos y libertades, a pesar de la existencia de una terrible represión. Hoy, es necesario que se respeten estas legítimas reivindicaciones y que cesen las violaciones y obstrucciones por las que se caracterizó el régimen anterior".

Drissa Traoré, secretario general de la FIDH.

Nuestras organizaciones están igualmente preocupadas por las graves repercusiones que podría tener esta inestabilidad política para la población, habida cuenta de que tanto el tejido sociocultural como la situación de los derechos humanos son ya extremadamente frágiles en todo Chad, la subregión y el Sahel.

Nuestras organizaciones hacen un llamado a la comunidad internacional, en particular a los principales socios de Chad, la Comunidad Económica y Monetaria de África Central (CEMAC), la Unión Africana (UA), la Unión Europea (UE) y Francia, para que apoyen el restablecimiento del orden constitucional y la instauración de un diálogo político inclusivo lo antes posible, con objeto de promover una transición democrática eficaz y pacífica.
El Consejo de Paz y Seguridad de la Unión Africana se reunió el 22 de abril para examinar la situación en Chad y la Comisión Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos (CADHP) está celebrando actualmente su 68.ª sesión ordinaria, por lo que es necesario que UA adopte una postura firme para condenar este golpe de Estado y exigir el respeto de los principios democráticos y los derechos humanos durante el periodo de transición. En particular, la UA debe hacer todo lo posible para garantizar una resolución rápida y pacífica de la actual crisis política y de seguridad y garantizar la seguridad de la población civil. Si fuera necesario, la UA debe activar los mecanismos de suspensión y sanción, tal y como está previsto en sus textos y, en particular, en la Carta Africana sobre Democracia, Elecciones y Gobernanza.

Francia, por su parte, mantiene una relación especial con Chad desde hace muchos años y ambos países han desarrollado una estrecha cooperación multidimensional. El Gobierno francés debe analizar a fondo los recientes acontecimientos que han sacudido al país y que podrían dar lugar a una situación duradera de inestabilidad en África central y el Sahel. Cualquier medida de las autoridades francesas debe guiarse por la necesidad imperiosa de preservar la cohesión social y nacional del pueblo chadiano y de apoyar a los actores políticos y a las fuerzas más dinámicas del país a fin de que emprendan un proceso de democratización eficaz, creíble y duradero.

"Pedimos a la Unión Africana y a las autoridades francesas que hagan todo lo posible para permitir la vuelta al orden constitucional, que actúen en favor de una transición liderada por un gobierno civil lo antes posible y que apoyen la celebración de una consulta nacional inclusiva en la que participen las autoridades, los actores políticos y la sociedad civil chadiana. Reiteramos nuestro llamado sobre la necesidad absoluta de que el respeto de los derechos humanos, las libertades fundamentales y el bienestar de la población se sitúan en el centro de sus preocupaciones."

Maxvelt Loalngar, presidente de LTDH
Leer más
communique