Defender los derechos de la mujer en Nigeria es luchar contra el oscurantismo de Boko Haram

20/05/2014
Comunicado
ar en es fr

El secuestro de 223 alumnas de secundaria en Chibok, estado de Borno en el norte de Nigeria, el pasado 15 de abril, y la conmoción que ha provocado en las redes sociales, ha logrado al fin llamar la atención de la comunidad internacional sobre los crímenes cometidos por el grupo fundamentalista Boko Haram. Este suceso ha puesto trágicamente de manifiesto la falta de reacción adecuada por parte de las autoridades nigerianas para prevenir estos crímenes y proteger a las víctimas.

La FIDH condena los ataques sistemáticos cometidos por Boko Haram contra la población civil, en particular contra mujeres y niñas. Asimismo, con el apoyo de la comunidad internacional, hace un llamamiento a las autoridades nigerianas para que tomen todas las medidas necesarias para encontrar a estas alumnas, prevenir este tipo de crímenes y llevar a los culpables ante la justicia.

Interview avec Drissa Traoré, vice-président de la FIDH sur le rôle que peut jouer l’Union Africaine dans la lutte contre Boko Haram

Hace doce años que Boko Haram viene dirigiendo ataques cada vez más violentos contra la población civil nigeriana y contras las autoridades locales. Los asesinatos, torturas, violaciones y otras formas de violencia sexual, así como los secuestros cometidos por este grupo criminal contra la población civil, han provocado la huida a los Estados fronterizos de varios miles de nigerianos y nigerianas.

Al igual que los talibanes en Afganistán o en Pakistán y como el grupo Al-Shabaab en Somalia, Boko Haram, que predica un islam radical, ataca en primer lugar a las niñas. Sus miembros saquean y prenden fuego a las escuelas y secuestran a niñas, con el pretexto de salvarlas del pecado, para después venderlas, forzarlas a casarse o quedárselas como botín de guerra. Estos ataques son, sin duda, reflejo de una política criminal y misógina que pretende privar a las mujeres de sus derechos fundamentales, el derecho a la vida, a la seguridad y a la educación.

Estos abusos se inscriben en un contexto generalizado de violaciones de los derechos humanos cometidas por el grupo terrorista y por la respuesta del ejército nigeriano, que fracasa en su intento de proteger a la población civil y en particular a las mujeres y niñas. Los ataques llevados a cabo por el ejército se caracterizan, en general, por cometer violaciones de los derechos humanos en nombre de la lucha legítima contra el terrorismo.

Han sido necesarias tres semanas tras el secuestro, así como la presión ejercida por la conmoción mundial suscitada, para que el presidente de Nigeria, el 5 de mayo de 2014, pidiese ayuda a la comunidad internacional y admitiese carecer de los medios necesarios para encontrar y liberar a las alumnas secuestradas, en un intento de justificar la inercia absoluta del Gobierno nigeriano en este asunto. Hasta entonces, todo el esfuerzo en materia de seguridad estaba centrado en la celebración del Foro Económico Mundial en Abuja, destinado a fomentar la imagen de Nigeria como primera potencia económica de África.

El grupo terrorista Boko Haram continúa cometiendo ataques, alentado por la impunidad de la que disfruta. En la noche del 5 al 6 de mayo de 2014, este grupo secuestró a once niñas en las localidades de Warabe y Wala, y sus miembros mataron a trescientos habitantes de Gamboru Ngala.

La FIDH pide al Gobierno nigeriano que asuma sus responsabilidades en todo el territorio y tome las medidas necesarias para prevenir y castigar estos delitos, protegiendo y ayudando a las víctimas. La FIDH recuerda al Gobierno nigeriano su obligación de garantizar la seguridad y los derechos de todos sus ciudadanos y ciudadanas sin discriminación, así como de garantizar el derecho a la educación de todas las niñas y niños nigerianos.

La FIDH recuerda que las leyes y prácticas discriminatorias favorecen la violencia contra la mujer. El código penal vigente en el norte del país permite a los hombres utilizar el castigo corporal para "corregir" a sus esposas. Nigeria debe garantizar la plena conformidad de su ordenamiento interno con los instrumentos de protección de los derechos humanos de los que es parte y concretamente con la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer (CETFDCM), que ratificó en 1985.

La FIDH y sus ligas nos recuerdan que la situación en Nigeria es objeto de un examen preliminar abierto por la Fiscalía de la Corte Penal Internacional (CPI) en 2010, que ha llegado a la conclusión de que existen motivos razonables para creer que el grupo Boko Haram ha cometido crímenes contra la humanidad y crímenes de guerra. La FIDH solicita a la Fiscalía la apertura de una investigación sobre los crímenes graves e impunes que están siendo cometidos en Nigeria.

Lista de los firmantes:
Asociación Pro Derechos Humanos (APRODEH, Peru)
Association Marocaine des Droits Humains (AMDH, Maroc)
Centro de Derechos y Desarrollo (CEDAL, Peru)
FIDH
"Equality without reservation!" campaign
Human Rights Commission of Pakistan (HRCP, Pakistan)
Collective for Research and Training on Development-Action (Lebanon)
Syrian Women league
L’Association Démocratique des Femmes du Maroc -ADFM

Leer más
communique