El etiquetado de la UE para los productos de los asentamientos israelíes: un paso en la dirección correcta

El 11 de noviembre de 2015 la Comisión Europea aprobó una comunicación interpretativa sobre la indicación del origen de los alimentos procedentes de los territorios ocupados por Israel desde junio de 1967, es decir, Cisjordania —incluido Jerusalén este—, la Franja de Gaza y los Altos del Golán.

La FIDH y sus organizaciones miembros Al Haq, PCHR, la Liga de los Derechos Humanos (Francia), la Liga de los Derechos Humanos (Bélgica) y sus organizaciones colaboradoras en el Golán sirio ocupado acogen con satisfacción esta decisión como un paso en la dirección correcta. Sin embargo, instamos a la UE a que adopte medidas adicionales para velar por el fin de la colonización y de la ocupación de los Territorios Palestinos Ocupados, en línea con sus obligaciones en virtud del derecho internacional humanitario y del derecho internacional de los derechos humanos.
Esta comunicación interpretativa tiene por objeto velar por que los Estados miembros de la UE respeten los requisitos vigentes sobre el etiquetado e indiquen correctamente el origen de los productos provenientes de los asentamientos. Esta decisión está en consonancia con el reconocimiento por parte de la UE de que los asentamientos son ilegales según el derecho internacional y de que su existencia constituye un obstáculo para la paz. Nuestras organizaciones hacen un llamamiento para que el contenido de esta comunicación se aplique íntegramente y de forma adecuada.
En última instancia, no debería recaer en los consumidores la responsabilidad de decidir si les gustaría o no apoyar los asentamientos ilegales mediante la compra de alimentos y productos. De conformidad con el derecho internacional humanitario y el derecho internacional de los derechos humanos, nuestras organizaciones instan a la UE a que adopte medidas adicionales para prohibir la importación en el mercado de la UE de productos procedentes de los asentamientos. Además, la UE debería adoptar medidas inmediatas y adecuadas para poner fin a todos los intercambios comerciales y económicos con los asentamientos israelíes y para disuadir a las empresas de invertir, mantener relaciones económicas con ellos y beneficiarse de estas actividades.
Antecedentes
La FIDH y sus organizaciones miembros en Francia y Bélgica respaldan la campaña "Made in Illegality" . La campaña —basada en las obligaciones internacionales de los Estados— hace un llamamiento a los Estados miembros de la UE para que cesen toda relación económica con los asentamientos israelíes.

Leer más
impact