El Consejo de Europa abre una investigación sobre la alarmante situación de los derechos humanos en Azerbaiyán

18/12/2015
Impacto
en es fr

El 16 de diciembre, Thorbjørn Jagland, secretario general del Consejo de Europa, decidió abrir una investigación en virtud de la raramente utilizada disposición del artículo 52 del Convenio Europeo de Derechos Humanos (en inglés), debido a la continuada vulneración del Convenio por parte de Azerbaiyán. "Varias sentencias del TEDH han puesto de manifiesto la arbitraria aplicación de la ley en Azerbaiyán, en especial para silenciar a las voces críticas y limitar la libertad de expresión," afirmó el secretario general poniendo de manifiesto el caso de Ilgar Mammadov, encarcelado.

En mayo de 2014 el TEDH dictaminó que las acciones en su contra eran infundadas y ordenó su inmediata puesta en libertad. A día de hoy las decisiones las autoridades azerbaiyanas todavía no han aplicado estas decisiones. El Consejo de Europa enviará una representación a Azerbaiyán para pedir explicaciones a las autoridades.

La FIDH miembro de la coalición Sports For Rights, ha llevado a cabo una intensa y continuada campaña de incidencia política, inclusive ante el Consejo de Europa, para denunciar la implacable represión de Azerbaiyán contra su sociedad civil. A pesar de que la reciente suspensión de las sentencias de Leyla y Arif Yunus es una medida que se acoge con satisfacción, siguen sin recibir justicia (en inglés), al igual que las personas críticas con el Gobierno del presidente Aliyev, que se enfrentan a duras sentencias o que han sido incluso asesinadas. La FIDH continuará haciendo campaña, especialmente a través del Observatorio para la Protección de los Defensores de los Derechos Humanos (FIDH-OMCT), para la puesta en libertad incondicional de los defensores y defensoras de los derechos humanos detenidos arbitrariamente en Azerbaiyán, como Khadija Ismailova, Intigam Aliyev, Rasul Jafarov, Anar Mammadli, Hilal Mammadov y Rauf Mirqadirov.

Antecedentes: Azerbaiyán es miembro del Consejo de Europa desde 2001. Los países miembros del Consejo deben ratificar la Convención Europea de Derechos Humanos y están obligados a aplicar las sentencias del Tribunal de Estrasburgo. El Consejo de Europa ya había rechazado su participación del Grupo de Trabajo sobre los derechos humanos en Azerbaiyán (en inglés) en octubre, haciéndose eco de las recomendaciones transmitidas en los últimos meses en vista de la incapacidad de este grupo para mejorar la situación de los defensores y defensoras de los derechos humanos en el país. En junio de 2015, la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa adoptó una resolución histórica y sustancialmente modificada en la que condenada la represión de la sociedad civil en Azerbaiyán. En ella instaba a las autoridades a que pusieran fin al hostigamiento sistemático de los defensores y defensoras de los derechos humanos y a revisar la legislación sobre ONG tal como recomendó la Comisión de Venecia. Esta resolución ha quedado en su mayor parte sin aplicar.

Leer más
impact