Derechos humanos, bancos de desarrollo y finanzas públicas

Los días 11 y 12 de noviembre de 2020, la Agencia Francesa de Desarrollo (AFD) organizó Finanzas en Común, la primera cumbre mundial de todos los bancos públicos de desarrollo (BPD), celebrada en el marco del Foro de París sobre la Paz. La FIDH colaboró activamente con la AFD y con las principales partes interesadas involucradas en la organización de la cumbre y, junto con CHRD y la Red-DESC, celebró dos seminarios web para movilizar a organizaciones de los derechos humanos, a los que asistieron 80 organizaciones y personas defensoras de los derechos humanos de todos los continentes.

La FIDH ha llevado a cabo una intensa labor de incidencia para que los bancos públicos de desarrollo (PDB) participen de forma más proactiva en un desarrollo basado en los derechos humanos y con el principio del desarrollo liderado por la comunidad y el respeto de los derechos de la población indígena. Además de los seminarios web de la cumbre, la FIDH participó en un conjunto de iniciativas para destacar y divulgar las cuestiones en juego, entre ellas una tormenta en Twitter, una carta abierta conjunta titulada “Los Bancos Públicos de Desarrollo deben actuar a favor del mundo que queremos” y numerosos comunicados de prensa, en particular el titulado “Es tiempo de que los bancos públicos de desarrollo inviertan en nuestro futuro”, escrito por Eleonore Morel, directora general de la FIDH.

Siguiendo las recomendaciones de la FIDH, se firmó una declaración que reconoce la importancia de los derechos humanos al final de la cumbre Finanzas en Común, que reunió a más de 450 BPD. Se ha establecido como imperativo una transición justa, inclusiva y basada en derechos. Los BPD se han comprometido a actuar como instituciones responsables y transparentes, y a desarrollar la cooperación internacional, en particular compartiendo y aplicando las normas internacionales, tanto aquellas que protegen los derechos humanos y el medio ambiente como las que garantizan la buena gobernanza. En este sentido, se han señalado especialmente los principios del desarrollo liderado por la comunidad y el respeto de los derechos de la población indígena, así como los Principios Rectores de las Naciones Unidas sobre las Empresas y los Derechos Humanos.

Conscientes de su papel único y de su responsabilidad social, con el objetivo de reorientar todo el flujo financiero hacia la sostenibilidad, los BPD confirmaron su determinación de cambiar su estrategia, en particular a través del desarrollo de estrategias, operaciones y alianzas inspiradas por el marco de acción de las Naciones Unidas “No dejar a nadie atrás”, que exige respetar los derechos humanos y garantizar que las actividades benefician a todas las personas.

No obstante, aún queda mucho por hacer. La declaración de la cumbre debe superar el marco de las aspiraciones y servir para reparar los cientos de casos que destacan las numerosas violaciones de derechos humanos causadas por actividades de los BPD.

Leer más
impact