Decisión de la Defensora del Pueblo de la UE sobre la transferencia de capacidad de vigilancia de la UE a terceros países

fdecomite via Wikicommons

30 de noviembre de 2022. La Defensora del Pueblo consideró que la Comisión Europea no había tomado las medidas necesarias para garantizar la protección de los derechos humanos en el marco de las transferencias de tecnología con capacidad de vigilancia respaldadas por su multimillonario Fondo Fiduciario de Emergencia para África (EUFTA).

La Federación Internacional por los Derechos Humanos (FIDH), junto con una coalición de grupos de derechos humanos, pidió en 2021 a la Defensora del Pueblo Europeo, el órgano de supervisión de la Unión Europea (UE), que investigara las pruebas de que la UE presta apoyo a la vigilancia en países no pertenecientes a la UE incumpliendo sus propias normas. En la denuncia se exponía el modo en que los organismos y las agencias de la UE cooperan con gobiernos de todo el mundo para aumentar su capacidad de vigilancia. En la denuncia se sostenía que, antes de apoyar proyectos con posibles repercusiones en materia de vigilancia, como bases de datos biométricos o tecnologías de control de teléfonos móviles, la Comisión debería haber realizado evaluaciones previas de riesgo e impacto para garantizar que los proyectos no dieran lugar a violaciones de los derechos humanos (como el derecho a la intimidad).

La Defensora del Pueblo detectó varias deficiencias, en el sentido de que la Comisión no pudo demostrar que las medidas establecidas garantizaran un enfoque coherente y estructurado para evaluar las repercusiones de los proyectos del fondo en los derechos humanos. Además, recomendó que se realizara una evaluación previa del impacto en los derechos humanos de los futuros proyectos.

Leer más
impact