31 de agosto de 2011

EEAC - Antiterrorismo y derechos humanos : ¿ diez años de incompatibilidad?

EEAC - Antiterrorisme et droits humains : 10 ans d'incompatibilité ?
La Federación Rusa, las Repúblicas Kazajistán, de Tayikistán, de Kirguistán, y de Uzbekistán así como la República Popular de China se unieron en junio de 2001 en el seno de la Organización de Cooperación de Shanghái (OCS). Siendo su propósito oficial “reforzar la confianza mutua y las relaciones de buena vecindad entre países miembro”, la OCS se convirtió luego de los atentados del 11 de setiembre de 2001 en un verdadero espacio de cooperación operando en contra del terrorismo, el separatismo y el extremismo.

De hecho, las potencias eurasiáticas aprovecharon el contexto post 11 de setiembre para reprimir a algunos movimientos religiosos, étnicos o políticos.

Numerosas personas procedentes de Asia Central, que huían de la represión rumbo a Rusia, no obtuvieron el asilo y desde entonces son acosadas por los servicios especiales. Estos recurren a todos los métodos posibles, incluso los más ilegales, para extraditar a estas personas de vuelta su país de origen, a saber:
  • Falsificar las acusaciones luego de detener a las persona en Rusia afín de que coincida su arresto con la legislación penal rusa,
  • Anular la nacionalidad rusa adquirida por los migrantes para levantar cualquier obstáculo a su extradición,
  • Substituir ilegalmente el procedimiento de extradición, formal pero bastante largo, por un sistema de expulsión administrativa mucho más sencillo y rápido. También se detectó un apuro inusual en la organización de las audiencias del Tribunal de Apelación contra las decisiones de expulsión administrativa, acortándose en estos casos el plazo entre la apelación y la audiencia ante el Tribunal de Apelación. Este plazo suele ser de un mes pero llega a reducirse a tan solo ocho días,
  • Secuestrar a personas en el territorio ruso, incluso con la participación de agentes de servicios especiales extranjeros, y transferirles ilegalmente hacia su país de origen, con la participación directa de los servicios especiales rusos.


La labor de varias organizaciones de defensa de los Derechos Humanos en los países concernidos permite hoy dar a conocer los casos de los refugiados y obtener, entre otras cosas, la cancelación de su extradición mediante decisiones del Tribunal Europeo de Derechos Humanos así como, más recientemente, algunas decisiones de la justicia rusa. Pero las autoridades de los países miembro intentan esquivar estas decisiones o, antes incluso, evitar que puedan intervenir las ONG al no revelar la ubicación de los lugares de detención o al limitar el acceso a los abogados.

En Rusia, el traumatismo que generaron los acontecimientos del 11 de setiembre, permitió a las autoridades legitimar, consolidar y extender a todo el territorio las medidas arbitrarias y liberticidas implementadas luego de las segunda guerra de Chechenia.

Este dispositivo judicial antiterrorista y antiextremista que ya fue reforzado en 2002 y 2004, fue ampliado en 2006 con una ley que prevé regímenes excepcionales, incumpliendo así las reglas del Estado de Derecho. Además de restringir la libertad de circulación y de vigilar los medios de comunicación, esta ley, también permite prohibir manifestaciones públicas y el acceso a lugares privados sin orden de registro. Estas disposiciones son frecuentemente implementadas en el Cáucaso Norte, en Ingusetia y en Daguestán.

La lucha contra el terrorismo tiene otra cara: el combate contra el “extremismo”. Este se basa en definiciones poco claras y condujo a Rusia a cometer numerosos abusos en contra de los representantes de la sociedad civil, sean estos miembros de ONG, de grupos políticos o religiosos o también periodistas.

Así, el 29 de Julio de 2011, el presidente Dmitri Medvédev anunció la creación de una comisión interdepartamental para luchar contra el extremismo. La FIDH reconoce por supuesto la necesidad de acabar con todos los actos extremistas y terroristas pero pide a las autoridades rusas que definan claramente estas nociones para evitar cualquier abuso y amalgama declaró Souhayr Belhassen, Presidente de la FIDH.

Para más información (en inglés):

“Russian Society Under Control: Abuses in the Fight Against Extremism and Terrorism” : http://www.fidh.org/Russian-society...

"Persecution of Muslims and Muslim Organizations Charged With Terrorism and Extremism" : http://www.fidh.org/Persecution-of-...

"The Situation in the Northern Caucasus 2009-2010: Human Rights Violations Stemming from the Antiterrorism Campaign Continue" : http://www.fidh.org/The-Situation-i...

Para más información (en francés):

« Une société sous contrôle : du détournement de la lutte contre le terrorisme et l’extrémisme en Russie » : http://www.fidh.org/Une-societe-sous-controle-du-detournement-de-la

"Persécutions des Musulmans et des Organisations Musulmanes inculpées de terrorisme et d’extrémisme" : http://www.fidh.org/Persecutions-des-Musulmans-et-des-Organisations

"La Situation dans le Caucase du Nord 2009-2010: les Violations des Droits de l’Homme Issues de la Campagne Antiterroriste Continuent" : http://www.fidh.org/La-Situation-dans-le-Caucase-du-Nord-2009-2010
Mise à jour le 1ro de septiembre de 2011
  •  

En la misma sección

1 | 2

Palabras Claves

Copyright © 2014 - FIDH : Movimiento Mundial de los Derechos Humanos | Arriba | Portada del Sitio | Mapa del Sitio | altospam